Tierra colorada. Ruinas de San Ignacio

Tierra colorada. Ruinas de San Ignacio

Ruinas de San Ignacio

¿Montaña, selva, mar? ¿Nieve? ¡Ya está! Me agarraron unas ganas inmensas de ir a Las Ruinas de San Ignacio, zona de tierra colorada. 

Ni bien pisemos este lugar sabremos que estamos frente a una tierra de historia, leyendas, magia y mucho misterio. No en vano fueron declaradas Monumento Histórico Provincial en 1969; Monumento Histórico Nacional en 1983, y Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1984.

Ruinas de San Ignacio.JPG
By Maria Alejandra GilOwn work, CC BY-SA 3.0, Link

Además, como su nombre lo indica son varias ruinas que merecen que nuestros ojos se posen en ellas y nos dejen asombrar con su inigualable belleza.

También, en este conglomerado de historia veremos:

Ruinas de Nuestra Señora de Loreto

En este templo se hallan enterradas las reliquias de Antonio Ruíz de Montoya y por supuesto, en honor al nombre que reconocemos también aquí se encuentran los restos de la Capilla de la Virgen de Loreto.

Ruinas Loreto Detalle de las Letrinas 02.jpg
By CarlosBrysOwn work, CC BY-SA 4.0, Link

Otro viaje en el tiempo que allí podemos realizar es al que nos llevan las Ruinas de Loreto, obviamente, también en San Ignacio:

Ruinas de Nuestra Señora de Santa Ana

Santa Ana está situada en el municipio de Candelaria, a tan sólo 2 kilómetros de distancia de la cabeza del departamento Santa Ana, en la provincia de Misiones. Es la primera fundación del pueblo jesuítico que aún hoy en día preserva uno de los más maravillosos estilos de su antigua arquitectura.

Ruinas Jesuíticas de Santa Ana.JPG
De Cecilia de la VegaTrabajo propio, CC BY-SA 3.0, Enlace

Finalmente, continuando con las Ruinas de Santa Ana, daremos con Santa María La Mayor que forma parte del único conjunto jesuítico de la denominada costa occidental del río Uruguay que, al igual que la anterior, quedan intactos restos de su arquitectura. Sus muros son imponentes, tanto que asombra. Se mezclan restos de capillas, caminos, zanjas.

En conclusión, de verdad no vas a poder creer que todavía sigan en pie los talleres que allí funcionaban o el templo mismo, puesto que a principios del siglo XIX un incencio devastador destruyó todo.

¡Recorré, caminá y ensuciate bien la ropa y el calzado que esta visita renovará tu espíritu!

0 Comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

CONTACTO

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Enviando
Powered by ASSIST CARD

Inicie sesión con sus credenciales

o    

¿Has olvidado tus datos?

Crear cuenta