Paris, menos de lo que esperaba

…. Estoy seguro de dos cosas.
Con esta nota voy a perder a la mitad de los tres o cuatro lectores ¿Que tengo?.
Me va a llevar más de un post. Porque tengo mucho para contar. Y también mucho material.
Un agradecimiento antes de comenzar: A Thelma (@ThelmaCL), mi guía virtual de París. y digo virtual porque nunca nos vimos, pero todo el tiempo me guío y me dió tips por twitter. Igual después de este post probablemente me odie (Espero que no).

PARÍS, ALLÁ VAMOS

Esto comienza en Londres, exactamente en St. Pancras International a punto de subir al Eurostar.
Uno de mis grandes sueños – Casi cumplido en este caso, veremos porqué – Camino a Gare du Nord. en el norte de la ciudad luz.

Algunas atracciones de Paris vs la ubicación del hotel que elegimos. Todos los puntos y muchos otros que omití son alcanzables en metro. Ver Mapa en Google Maps.
Después de embarcados en el Eurostar y recorrer algunos kilómetros de Euston-St. Pancrás a través del Reino Unido hacia la costa; lo último que recuerdo es entrar en un túnel. No, el de la luz blanca aún. no. Por suerte. Y despertarme en Gare du Nord. Por eso escribía antes que el viaje en Eurostar era un sueño Casi Cumplido. Será cuestión de volver ¿La próxima vez Londres / Bruselas? ¿Porqué no?

PRIMER DÍA EN PARIS. PRIMERAS IMPRESIONES

Ni bien pisamos Gare du Nord, me invadió una sensación que no me iba a abandonar en toda la estadía en París. Y quizás esto tenga que ver con que veníamos de un recorrido Dublin – Liverpool – Londres, y con que Londres y sobre todo Dublin; me hayan parecido el pináculo del orden, la señalización y la apertura cultural.

Me sentí en medio de una vibra más caótica y menos segura que en los destinos anteriores. Algo que de todas maneras me es familiar; viviendo en el conurbano; específicamente en La Matanza, Gard du Nord se parecía más a Disney que a Liniers, Once o Constitución. Incluyendo que de regreso a Dublin, ya dejando París me hayan querido robar. Bastante lights igual los muchachos, los increpé con un par de gritos (reacción espontánea) y desaparecieron. Algo que definitivamente no haría en modo local. Creo que les preocupaba mucho mas que los pudieran agarrar.
De cualquier manera, la atmósfera que se captaba en Gare du Nord, en mi impresión era bastante más hostil que en Saint Pancras o King’s Cross en Londres. No se como explicarlo. Las caras, los gestos, la atmósfera. Difícil de explicar y justificar. Pero es lo que sentí y no me abandonó ninguno de los 4 días y tres noches en la ciudad luz.

¿QUE HACER APENAS SE LLEGA A GARE DU NORD? O A CUALQUIER OTRA ESTACIÓN CON TERMINAL DE METRO EN PARÍS

Nada muy distinto a Londres, Liverpool o Dublin. Sobre todo si se va por pocos días. En este caso tres noches. Primero que nada ir a la primera ventanilla de la estación de metro y comprar el Metro Pass. Luego, el Paris City Pass, el cual puede comprarse online, incluso antes de viajar y combinado con el Metro Pass. Tener el mapa de las líneas de subte o la app y encontrar rápidamente como llegar al hotel para dejar todo lo más rápido posible y comenzar a recorrer.

EL HOTEL

El elegido estaba situado al este apenas afuera de los limites oficiales de la ciudad de París. Específicamente en Bagnolet. Lejos, pero convenientemente ubicado a menos de 100 metros de la estación Gallieni y menos de 20 metros del Shopping Bel Est; que entre otras cosas tiene dentro un Supermercado Auchan, MacDonalds, Subway y un restaurant Chino muy económico y de muy buena calidad. Una mezcla ideal para viajeros Low Cost como nosotros. Entonces, el Mister Bed City Bagnolet está lejos pero cerca (40 Min en metro al corazón de París y accesos también por subte a toda la ciudad y sus atracciones a través de combinaciones de metro), tiene opciones de bajo precio para alimentarse de regreso de las recorridas y por sobre todo muy buena relación precio calidad. Económico, limpio, con habitaciones amplias para el estándar económico de Europa, sobre todo comparado con el hotel de Londres. Una buena elección si no les molesta moverse mucho en Subte.

Tour Eiffel ¿Mon amour?

Ya saben ¿Se puede viajar a Buenos Aires y no sacarse una foto en el Obelisco o la Casa Rosada? Bueno, digamos que si. Nada del otro mundo, sobre todo si se vive acá. ¿Ir a Rio y NO visitar el cristo? ¿A Londres sin el Big Ben? Y, ¿A París sin subir a la Torre Eiffel? Ok, poder se puede pero es como no haber estado ahí, sobre todo si es la primera vez. Eso si, hay cosas que tienen que saber.

  • Les va a llevar todo un medio día. Si, 6 horas como mínimo.
  • 3 horas de cola, para comenzar.
  • Frio si van en Invierno, calor agobiante si van en verano. Y si van en otoño como en nuestro caso, igualmente se van “cargar” de frío.  Así que no tengo ni la más pálida idea de cual es el mejor momento para visitar la fucking torre.
  • 1 hora o casi para bajar. Es más simple que poder subir, pero tampoco es un trámite.
  • Los tickets para tener acceso con la cima incluida vales 15,5 Euros.
  • Si van a la cima, y luego bajan al 2do piso; ya no pueden volver a subir a la cima.
  • Los tickets pueden comprarse anticipadamente aquí. Lo cual es una buena idea para hacer menos cola.
  • Bajarse el app para usar de guía es otra gran idea.
  • Si pueden planificarlo con tiempo. Que no fue nuestro caso, visitando el sitio oficial, van a poder tener muchos tips y varias maneras de optimizar la visita, hacerla más o menos cool, mas o menos vip, etc. Definitivamente pueden personalizar la visita yendo y contratando online este sitio.

¿VALE LA PENA IR A LA TORRE EIFFEL?

Bien… No se puede dejar de ir. La estructura en sí y la forma en la está explotada son un espectáculo en sí mismo y desde ya las vistas de parís; sobre todo de noche, es algo para ver. Lo que no puedo asegurar es que, de volver a París, lo cual no creo que me surja naturalmente, volvería a subir.

PRIMERAS HORAS Y PRIMERA NOCHE EN PARÍS

Luego del checkin en el Mister bed City Bagnolet, tiramos todo en la habitación y ya casi finalizando el medio día salimos para la Tour Eiffel. Con salida en Gallini, linea 3 del metro y combinación en Trocadero a la linea 6 hasta Champ de Mars. llegamos a la famosa torre. otra Opción es bajarse en Passy y caminar viendo como la torre se asoma del otro lado del Sena. Lindo. Sobre todo por el vecindario, muy bueno para caminar. Hay una calle que baja hacia el Sena por una escalinata muy empinada que es muy pintoresca – No recuerdo el nombre lamentablemente.

Otra sensación que nunca me abandonó; es la estar caminando todo el tiempo por el Barrio de Recoleta y el corredor “Rich” Avenida Libertador en el área de Palermo, en Buenos Aires. Aunque eso es lo que dice casi todo el que va y es de, o conoce Buenos Aires. Así que no tiene nada de valor agregado. De regreso de la torre, a unos 800 metros y apenas Cruzando el Sena, está el Palais de Tokyo. un edificio hermoso, sobre todo de noche y con muestras de arte y cultura permanentes.

Luego de la odisea de la cola, la vista increíble desde la cima, el café y algo de comer en el bar del 2do piso, y la larga bajada. Nos fuimos rumbo a Champs Elysées.

Champs Elysées, es otro de los lugares a los que hay que ir, sobre todo de noche. Siempre tiene vida y se puede comer hasta tarde. Demás está decir que todas las tiendas que se te puedan venir a la cabeza están ahí. Sin embargo este fue uno de los primeros lugares de París en los que dije: Seeeeeeemm, ¿Lindo no? Quiero decir, la fama es mucho más de lo que me pareció en vivo. Creo que está definitivamente sobre valorado. Es una avenida, siempre desde mi óptica personal, elegante pero decadente, con ínfulas pero como gastada, menos de lo que imaginaba, definitivamente.

Todo lo contrario a mi primera impresión en Picadilly Circus. Por ejemplo. Seguimos caminando hasta el Arco del Triunfo, el cual no me merece mayores comentarios, para sacarle un par de fotos iluminado y seguimos recorriendo Champs Elysées. Y así se fueron las primeras 14 horas en París. Luego de andar por Champs Elysées, cenar lo más económicamente y sano posible en la Brioche Doree. Pero en versión original. Nos sumergimos en la estación del metro Franklin Delano Roosvelt combinamos hasta Gallieni y 35 minutos después estábamos tomando café en el Macdonalds de Bel Est a pasos del hotel, planificando el próximo día.

Nos leemos en la parte II del diario de viaje a Paris.

2 Comentarios
  1. […] Subir a la Torre Eiffel es una de las actividades que uno no puede no hacer a la hora de ir a Paris. Bueno, a menos que no les gusten las alturas debido a que es una estructura de hierro de 300 […]

  2. […] la primera parte de este diario habíamos pasado las primeras 14 horas en París; entre la Torre Eiffel y Champs Elysées. Luego de […]

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

CONTACTO

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Enviando
Powered by ASSIST CARD

Inicie sesión con sus credenciales

o    

¿Has olvidado tus datos?

Crear cuenta