Llueve y llueve… pero estoy en Tailandia!!

Con el reloj  biológico desorientado debido al jet lag, ya ni sabía cuándo había  que comer.

Pero estaba seguro que como recién despertaba, algo tenía que comer, y también tenía que adaptarme al lugar en el cual iba a pasar mis siguientes 4 semanas.

TAILANDIA.

Fui al buffet del hotel, y comencé a elegir el desayuno, que por cierto fue muy abundante y barato, para luego ya con energías comenzar esta aventura, que tenía una particularidad: desde que baje del avión en Tailandia, llueve incansablemente. Consulté en el lugar cuánto tiempo más creían que iba a llover, y para entristecer mi aventura por completo me dijeron que todo el mes.

Sí, todo el mes. Es decir este viaje planeado y con tantas expectativas se iba a dar en medio de lluvias inagotables

Lo primero que se me ocurrió fue… me voy de acá ya!!!

Y empece a  ver a donde ir. Ya que en Tailandia era todo lluvia, busque  otros países. Filipinas, Malasia, Indonesia, hasta la India, ya que cualquiera de ellos entraba en mi presupuesto.

Pero al consultar el pronóstico del tiempo para cada uno de ellos, en todos pronosticaban lluvias para las próximas semanas.

Ya me lo habían dicho, mayo es el mes más lluvioso

Ese día no hice nada. Cuando la lluvia dio un poco de tregua fui al supermercado para abastecerme (principalmente cerveza y agua jeje), y esperar por un milagro.

 

Llueve y llueve… pero estoy en Tailandia!!

Y bueno, me dije .. salí igual .. porque estás en Tailandia y va a llover todo el mes, es decir o te encerras acá con el agua y la cerveza o salís a recorrer igual-

Con lluvia tropical (de esa que llueve intenso de a ratos) salí a recorrer Patong Beach.

Tome unos tragos sobre la playa, hice algunas fotos, y me volví al hotel antes que la tormenta que se acercaba liberara toda su carga.

Pero antes de irme  vi  algo muy extremo!

En la playa habían unos chicos que vendían el paseo en parapente, el cual era tirado por una lancha. Hasta ahí todo normal.

Lo extremo, era que al piloto, quien debía controlar el parapente, iba corriendo por la arena detrás de el, y justo antes que el parapente tomara más altura, el “piloto” saltaba sobre las cuerdas e iba agarrado como podía, sin ningún tipo de seguridad!! Qué valor hay que tener para hacer eso!

Pero imagínense la situación de la chica que había contratado el paseo. Si el “piloto” no le salia bien el salto para subirse a tiempo, o se llegaba a caer, ella quedaba sola en el aire! ja muy extremo!

Vinieron a buscarme  para que lo hiciera, pero les di un rotundo NO! Todavía tenía un mes por delante el cual quería disfrutar jaja

Y así se me fue otro día más, otro día que la lluvia me quitaba. Pero no era solo eso, aún seguía afectado por el jet lag. A las 5 o 6 de la tarde, el sueño me continuaba venciendo.

La combinación lluvia y jetlag no estaba fácil de enfrentar, más bien me venía ganando por goleada… En otra situación, donde el tiempo no importara, creo que no habría problema. Pero acá, estaba contra reloj, tenía menos de 30 días, y veía como uno a uno se iban yendo.

Es importante que durante la planificación, sean flexibles con su itinerario, que puedan modificarlo a voluntad, y no estén atados a reservas ni fechas, debido a problemas como estos, lluvia y jetlag.

Nos leemos en la próxima nota, para que conozcan mas experiencias, y me cuenten ustedes que opinan.

 

0 Comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

CONTACTO

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Enviando
Powered by ASSIST CARD

Inicie sesión con sus credenciales

o    

¿Has olvidado tus datos?

Crear cuenta