GALÁPAGOS: GUÍA DE VIAJE AL PARAÍSO

Galápagos es de esos amores que no tienen remedio ni pasan desapercibidos: se enamora uno de él y ya no hay quien pueda arrebatarle ese amor frenético y efervescente, lo deja a uno siempre con el corazón triste y acongojado por tenerlo que dejar y se queda en la memoria de uno para siempre, dándole a cada instante los más bonitos recuerdos. ¿Quién dijo que esa no es también una forma de amar?

Pues en Galápagos el amor sí que puede aparecer en forma de mar, de color azul infinito, de riqueza marina y de cultura.

Cuando llegué a Galápagos me sentía como cuando de niño me decían un lunes que la próxima semana nos iríamos de vacaciones a la playa y yo casi casi ni podía dormir toda la semana porque la emoción era tan grande que a duras penas cabía en ese cuerpo de 8 ó 10 años.

Galápagos era uno de los destinos que había soñado conocer desde hacía mucho tiempo y ya desde ese rato estaba en mi “lista de lugares por visitar”.

Ahí estaba. Parado al frente de todo ese azul infinito dispuesto a vivir, lo que hoy puedo decir con toda certeza, una de las experiencias más gratificantes y emocionantes de mi vida. Alucinante y maravillosa.

No les voy a mentir diciéndoles que viajar a Galápagos es algo supremamente fácil, pues es un destino que, dadas sus características geográficas, puede llegar a ser costoso. Aunque hay formas de economizar mucho más.

Les voy a contar un poco sobre Galápagos para que tengan claro cómo está organizado este archipiélago. Las Islas Galápagos o el Archipiélago de Galápagos es una de las 24 provincias del Ecuador, la cual está conformada por tres cantones (o municipios) que son Santa Cruz, San Cristóbal e Isabela. A este archipiélago lo constituyen, además, 22 islas entre grandes y medianas y más de 100 islotes.

Tomé un vuelo desde Bogotá hasta Quito y desde la capital ecuatoriana me embarqué a la que sería una de las mejores experiencias de mi vida. Estaba emocionado y conmocionado al mismo tiempo. Me sentía ansioso porque ya había escuchado cosas maravillosas de ese destino. Quería llegar y sumergirme en la aventura.

Para recorrer las Islas Galápagos hay varias maneras. Nosotros estuvimos gran parte del viaje recorriendo las Islas en el crucero Galápagos Legend, para facilitar el recorrido y poder ir a lugares mas remotos, donde claro esta, hay mas fauna marina y en sus islas, para conocer. Navegábamos por las noches y durante el día llegábamos a varias islas para realizar todo tipo de actividades porque en Galápagos sí que sobra qué hacer.

NUESTRO ITINERARIO

El viaje a Galápagos le exige a uno un tiempo mínimo muyyyy mínimo de 5 días. Y es que hay tanto por hacer y tantas islas por recorrer que toca hacer una muy buena selección y filtro del itinerario.

El nuestro, por supuesto, tuvo la cuota aventurera (que no puede faltar para este pechito), cultural, gastronómica, histórica y también de descanso. Paquete todo incluido en un lugar que fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad en 1978 y que es el principal destino turístico del Ecuador.

El Centro de Interpretación

Este es un espacio magnífico en la Isla San Cristóbal en el que se puede hacer un recorrido a través de la historia natural y humana de las islas, su origen volcánico y la evolución de las especies que habitan la zona.

El Centro de Interpretación nos dio toda una lección de la evolución de las diferentes especies de animales en las islas. Debido a la escasez y aridez de las islas son muy pocos los mamíferos que lograron sobrevivir.

Aprendí dos cosas muy valiosas en mi visita al Centro de Interpretación y en el viaje a las Islas Galápagos y con las que me quedaré por el resto de mi vida. La primera es la armonía tan perfecta en la que todas las especies animales conviven en esta isla. Lo segundo es que me marcó muchísimo lo que decía Darwin y que una vez más compruebo lo cierto que es: no es el más inteligente ni el más fuerte el que sobrevive, sino el que mejor se adapta a los cambios.

Snorkeling en la Isla Española

Nuestro segundo día vino acompañado de más aventuras en la Isla Española. Navegamos durante la noche en el crucero y nuestro primer plan en la isla fue hacer snorkeling. ¿Qué mejor manera de iniciar el día?

Viajeros, no se imaginan la felicidad tan indescriptible que se siente nadar con los lobos marinos y poder apreciarlos siendo libres, en su vida salvaje (quienes lo han hecho comprenderán ese sentimiento). Les cuento que las ballenas, los delfines y los lobos marinos son las únicas especies mamíferas en Galápagos.

Esos lobitos marinos son fascinantes. Son totalmente indefensos y juguetones. Quien quieran hacer la práctica de snorkeling no necesita ser buzo profesional o tener un certificado o ser un súper nadador. Los lobitos se les acercarán, jugarán con ustedes, les darán vueltas alrededor. ¡Una experiencia mágica!

Caminata por la playa

Las playas de Galápagos son para dejarlas grabadas en la mente para siempre. La arena de las playas tiene el gran encanto de ser muy blanca y el mar en ese lugar del mundo es de un azul turquesa absolutamente hermoso y mágico.

A mí particularmente el contacto con la naturaleza me reactiva y llena de energía. Quien tiene la capacidad de conectarse de forma totalmente consciente con la Madre Tierra y todo lo que la habita, siempre gozará de espacios y momentos privilegiados, casi de oración y meditación (o como lo quieran llamar), para conectarse con ese ser supremo en el que crean. Y creo que Galápagos es un lugar ideal para aprender y ponerlo en práctica, para entender el respeto que les debemos a las especies que habitan el lugar en el que estamos y para admirarse en las bellezas que se encuentran en la isla.

De aventura por la Isla Floreana

Una vez más, la noche la utilizamos para navegar a bordo del crucero Galápagos Legend, desde la isla Española hasta la Isla Floreana. (Entre otras cosas, al utilizar la noche para transportarse de un lugar a otro, se ahorra dinero y se logra optimizar mucho más el tiempo. Este tipcito aplica mucho más para viajes nocturnos terrestres).

Resulta, viajeros, que esta isla fue refugio de piratas entre los siglos XV y XVII. Y tenían una de las tradiciones más bonitas que yo jamás he visto. Consistió en establecer un buzón de correspondencia en el que personas dejaban sus cartas para que otros marineros que fueran en la ruta de esa carta las recogieran y las entregaran en el lugar de destino.

Buceo… ¡La mejor experiencia!

Con la empresa Galápagos Diving Nautilus Yatch nos armamos un plan de buceo en la Isla Daphne Menor. No sabía quién de los tres estaba más afiebrado y emocionado con el tema de bucear, pero puedo asegurarles que el frío ese día era impresionante y el agua obviamente, helada, y aun así, era la emoción la que nos tenía nosotros y no al revés.

Previo a la jornada de buceo, recibimos de parte de todo el equipo experto en diving, las indicaciones que necesitábamos, pero además, nos hablaron de la cantidad de especies de animales que íbamos a ver una vez nos sumergiéramos en el agua. Una de ellas la que nos causaba más susto, pero al mismo tiempo emoción, eran los tiburones.

Obviamente esto de bucear no es algo tan fácil y en medio de la jornada se presentaron un par de inconvenientes. Mi amiga Arianna tuvo un pequeño ataque de pánico y sintió que perdió la respiración, por lo que decidí socorrerla y salimos a la superficie a tomar aire nuevamente. En esta primera inmersión logramos ver algunas tortugas y peces más pequeños.

Pero en nuestra segunda inmersión, wow, quedamos paralizados con todo lo que pudimos observar: grandes bancos de peces, más tortugas marinas y… Adivinen… Los tiburones que tanto anhelábamos ver. Desde mi experiencia personal y los viajes que he realizado lo catalogo dentro de las cosas más alucinantes que cualquier persona puede hacer y ver en toda su vida. Los adjetivos con los que calificamos esta experiencia fueron: alucinante, mágico, impresionante.

Y como se ve en el video, y ya para rematar… Delfines en vida silvestre haciendo saltos en el mar.

Así, sin más ni menos, para concluir, este viaje a Galápagos fue una locura. Me quedan tatuados en el alma y en el corazón ese azul turquesa infinito y esas más de 100 especies de animales. Para siempre. Enamorado de Galápagos. Fascinado con lo abundantemente ricos que somos los seres humanos.

Daniel Tirado – ViajandoSinPapelHigienico.com

3 Comentarios
  1. Alicia 8 meses atrás

    Sin duda Islas Galapagos son un paraiso y cada amante de la aventura tiene que visitarlas por lo menos una vez. No es un viaje barato, pero si tienes el suerte puedes comprar boletos a buen precio https://www.edestinos.com.pe/ Generalmente, como dices, Galapagos son perfectos para personas que aman el mar. Tambien hay muchisimos animales fantasticos! Te envidio que estabas en esta Isla bonita, me gustaria volver alli 🙂
    Saludos

  2. […] el post anterior, los invite a conocer este archipiélago ubicado en el caribe Panameño. Les comenté de sus bellas playas y  los sabores típicos que […]

  3. […] playas de las Islas Colon, Bastimentos y Carenero son los tres puntos elegidos para la práctica de este deporte. En la […]

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

CONTACTO

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Enviando
Powered by ASSIST CARD

Inicie sesión con sus credenciales

o    

¿Has olvidado tus datos?

Crear cuenta