Desde China 3.40am, un resúmen de Facundo

En palabras textuales de Facundo, un resúmen de sus primeros días antes de hacer base en el Everest: “Salimos del hotel en Lhasa hacia el Palacio Potala. Ya desde la entrada a China había algo que me había llamado la atención, y no lograba darme cuenta. Conforme avanzaban los minutos y la multitud de gente se acercaba al Potala. Empezamos a mezclarnos con un mundo de gente.

El Potala tiene cientos de años y desde siempre había estado cerrado a cualquier tipo de visita. Es la residencia del Dalai Lama, lugar sagrado. Hoy está abierto a las visitas. Confieso que internamente me sentía algo incómodo. Sabía que a ese lugar no hay por qué entrar. No me corresponde ni me pertenece. Y aún así, ahí estaba. Caminando cada rincón sagrado. Dejando todo de lado, sepan que es uno de los lugares más bellos e impresionantes que vi en toda mi vida. El lugar de descanso de los Dalai Lama. Todos, uno al lado del otro. Con miles de estatuas de Buddha en posición de Loto y con todas las expresiones posibles en sus rostros.

Pero me sentía incómodo. Y la gente me miraba, ¡lo juro! como si se dieran cuenta; eso aumentaba mi malestar. Pero paradójicamente, sentía un gran respeto, mezcla con enorme humildad, compasión y admiración. Sin que lo pudiera evitar… Y ¡gracias a Dios..!

Cada una de las personas que está en ese lugar , y realmente eran muchos. Se encontraba en procesión, presentando respeto absoluto: rezando, venerando, acompañando. Contando cada una de las cuentas de sus mala, sus rosarios. Mientras entonaban rezos hipnóticos,  como una colmena, me dio una profunda emoción. Tal vez no estaba fuera de lugar. El palacio Potala y cada uno de los monasterios en Tibet están repletos de fieles que van todos los días a llenar ese lugares de luz, oración y compañía. Cada día, sin parar: son invencibles.

Lamentablemente no permiten tomar fotos en el interior del Palacio Potala, la residencia del Dalai Lama. Pero les juro, es uno de los lugares más bellos que conocí.

En la foto, Fadzillah y Anis, Azim, Farul, Fikri, Aldo Valencia, Mr. Yang, Tendi y yo.. Mr. Yang es un señor muy particular. Es el representante del gobierno de China. Encargado de acompañarnos y controlarnos todo el tiempo. Lo que el primer día era incómodo, se convirtió en algo entrañable. Mr. Yang nos trata muy bien y nos reímos todos juntos a carcajadas. Todo el tiempo parece enchufado a 220 y a pesar de que es su primera vez arriba de 4000 msnm la altura parece no pegarle para nada. Un capo Mr. Yang.” así concluía Facundo su relato. 

0 Comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

CONTACTO

No estamos en este momento. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Enviando
Powered by ASSIST CARD

Inicie sesión con sus credenciales

o    

¿Has olvidado tus datos?

Crear cuenta